Down the Rabbit Hole

Down The Rabbit Hole

Alicia en el País de las Maravillas es un libro que por concepto e imágenes siempre  me dio vueltas. La cabeza no terminaba de entenderlo en toda su complejidad pero el lápiz se hallaba muy cómodo entre todos esos personajes. Es uno de los mimados en el mundo de la imagen, muy rico en su imaginario. Es tirar la chancleta y que sea lo que sea.

Hace no mucho volví a leerlo. No me extraña que ahora me asalte este mundo al fibrón. Alicia a fin de cuentas termina siendo una lectura personal que con un poco de ayuda uno logra descascararlo. Es la reinterpretación de lo que conocemos. Las convenciones sociales salen por la ventana y nos dejan el juego abierto. Tanto Alicia como nosotros frente a la franca y arbitraria sociedad del País de las Maravillas nos vemos desconcertados. Salir del canon desconcierta. Salir de lo convencional nos sacude. Nos emociona; no esa emoción romántica de lágrimas sino esa emoción de estremecimiento, de sorpresa y sonrisa cómplice.

Alicia termina buscando esta desorientación, busca y no encuentra. Por lo menos no encuentra lo que dice buscar sino que se tropieza con lo que le toca ¿Cuanto más interesante es una historia así? ¿Cuando más emocionante es la vida así? Salir y sorprendernos, no encontrar siempre lo mismo.

¡Asi que allá vamos! A tirarnos por ese agujero y ver que encontramos en este Mundo de Maravilla.

– A